¿Preparándote para comprar tu primer vehículo?

¿Preparándote para comprar tu primer vehículo?

La compra de un vehículo constituye una de las metas financieras más frecuentes, pero a la vez uno de los gastos personales más significativos y, por lo tanto, con el potencial de desestabilizar las finanzas de cualquier simple mortal.

De ahí la necesidad de ponderar muy bien esta idea antes de arrancar: prepara cuidadosamente tu escenario y evita entrar en acción en base a expectativas con poco sustento.

¿Cómo prepararse? A eso vamos.

Estudia tu escenario actual

Que el impulso no determine tu compra. Planifica con cuidado esta adquisición. Inicialmente, conviene que respondas algunas preguntas simples que te proporcionarán una visión más acabada de tus posibilidades reales de adquirir el vehículo y conservarlo sin morir en el intento. Puedes empezar con estas: ¿Realmente lo necesitas? ¿Dispones de ahorros para el pago total o parcial? ¿Tienes ingresos suficientes para la compra del vehículo, el combustible y el mantenimiento? ¿Cuáles sacrificios tendrías que hacer si lo adquires para mantener el control de tus finanzas? ¿Cuáles son los pros y contras de postergar la decisión?

Si al final decides seguir con el proyecto, define qué tipo de automóvil te conviene comprar considerando tus posibilidades y necesidades. En ese proceso, busca la opinión de personas de confianza y con conocimiento para tomar la decisión más acertada.

¿Ahorro o préstamo?

Como este tipo de compra siempre demandará de un gran gasto inicial, el primer paso será el diseño de un plan de ahorro. El monto y la duración de ese plan dependerán del precio del vehículo que elijas y de si contemplas comprarlo al contado o mediante un préstamo, y en este ultimo caso, de la proporción que piensas financiar.

El escenario ideal es que evites el endeudamiento para el proyecto de montarte. Sin embargo, el crédito para estos consumos tan altos es una opción muy popular, pues permite disfrutar del bien en un plazo más corto y mientras aún no se ha completado su pago.

Las instituciones de intermediación financiera te pueden prestar hasta el 90% del valor del vehículo. Ten en cuenta que mientras más elevada sea la cantidad solicitada, más tendrás que pagar por concepto de intereses y mayor será tu cuota mensual. Lo recomendable es que financies la menor proporción posible.

Nuestra calculadora de préstamo puede darte una idea bastante aproximada del monto que pagarías cada mes por tu préstamo.

La solicitud de un préstamo incluye la revisión de tu historial y score de crédito, de manera que los oficiales de la entidad financiera puedan decidir si aprobarán el financiamiento. Por ello, es importante que te asegures de ir fortaleciendo tu perfil crediticio.

Ten presente que las instituciones financieras establecen un tope a la antigüedad de los vehículos que financiarán. Muchas no otorgan préstamos para carros con más de seis años.

De igual manera, revisa la tasa de interés de varias entidades, procura cerrar un contrato de tasas fijas para reducir incertidumbre en el futuro y pregunta sobre la posibilidad de hacer pagos extraordinarios, pues esta flexibilidad te permitirá salir del compromiso en menor plazo y, por ende, pagando menor monto por intereses.  Ten en cuenta que algunos contratos de préstamos plantean penalidades por saldos anticipados.

RECOMENDADO: ¿Qué debo tomar en cuenta antes de firmar un préstamo?

También considera las ferias que las entidades financieras hacen periódicamente para adquisición de vehículos. Típicamente ofrecen condiciones más competitivas que las vigentes fuera de estas promociones.

Sobre las características del vehículo

Antes de comprar un vehículo es importante determinar si será nuevo o usado. En el primer caso, las posibilidades de enfrentar gastos de reparación son mucho menores, pero la diferencia del precio puede ser bastante considerable.

Por otro lado, la elección de la marca del vehículo será fundamental porque involucra aspectos como el precio, las facilidades de acceso a piezas y servicios y la posibilidad de una reventa rápida. Estos factores incidirán en su valor de mercado en el tiempo.

Procura, en todo caso, la orientación de alguien en quien confíes y con experiencia en la materia.

No olvides…

-Trata de que tu decisión de comprar un vehículo no se base en ningún tipo de presión social, sino en tus necesidades y posibilidades reales.

-Además de los gastos periódicos de mantenimiento, estás obligada/o a contratar un seguro y pagar los impuestos vigentes para vehículos de motor. Presupuéstalos.

-Si te interesa un vehículo usado, lo recomendable es contar con la asesoría de un mecánico de confianza.

-Es aconsejable que cuentes con un ahorro para hacer reparaciones en caso de que resulte necesario.

-También te recomendamos crear un fondo de emergencia que te permita cubrir al menos tres cuotas del préstamo de tu vehículo en caso de que algún imprevisto te impida generar ingresos temporalmente. Esto te dará mucha tranquilidad.

-En caso de que le compres el vehículo a una persona en particular y no a un dealer, de todos modos, hay un proceso legal y formal que debes realizar. Hazte acompañar de alguien con experiencia para reducir al mínimo el riesgo de caer en estafas o hacer un mal negocio.

-Por último, cuida bien tu vehículo y esfuérzate por comprarle un buen seguro. Si es el primero que adquieres, posiblemente también sea tu activo más importante por lo que requerirá de mucho cuidado y responsabilidades.