Compras de año nuevo

¿Compras de fin de año? Cuida tu bolsillo

Se acercan los últimos días del año y, con ellos, las tradicionales compras festivas. Si bien es una temporada que puede provocar un mayor nivel de excitación, también tiene el potencial de desequilibrar tus finanzas durante meses, inclusive, años.

 Por ello, trata de controlar la emoción y toma las precauciones necesarias para que el disfrute navideño no termine transformándose en un dolor de cabeza.

Desde hace ya algunos años, el inicio del boom comercial es marcado por el Black Friday, esa tradición estadounidense que sucede al último jueves de noviembre o Día de Acción de Gracias. Pero también las compras se activan durante el Ciber Monday, Navidad, Año Nuevo, Día de Reyes, entre otras festividades que típicamente implican comprar artículos alegóricos y regalos.

En una época en la que se estimula tanto el consumo, es importante tomar medidas a la altura de las circunstancias para cuidar el bolsillo. Aquí recogemos algunas recomendaciones para disfrutar esta hermosa (y costosa) temporada sin comprometer nuestra salud financiera.

  • Como principio financiero básico, lo ideal es que hayas planificado estos gastos y ahorrado para estos fines, principalmente si piensas gastar por encima de tu disponibilidad regular durante noviembre y diciembre.
  • Que la excitación de la temporada no te distraiga de lo prioritario. Distingue las necesidades reales de los deseos. Antes de gastar en bienes de consumo, considera pagar las deudas que ya has contraído o ahorrar estos chelitos para enfrentar cualquier imprevisto en el futuro.
  • Establece tu propio estilo de celebrar, uno que se ajuste a tus posibilidades económicas y no a parámetros dictados por otros.
  • En caso de que elijas hacer compras, establece cuánto puedes gastar y verifica los siguientes puntos:

-Haz una lista de lo que vas a comprar, establece prioridades e intenta comparar precios antes de elegir una opción. Generalmente el dinero disponible no alcanza para todas las compras que deseas hacer. Aunque desees comprar regalos a todos tus seres queridos, quizá este deseo no sea realista o es algo que puedes postergar para dentro de unos meses, cuando tus finanzas estén en el estado ideal para ello.

-Evita comprar el mismo día de las festividades. Puede que durante la temporada de fiestas los precios de muchos artículos se encuentren más elevados que de costumbre, debido al aumento de la demanda. Por ello, será mejor si tienes la posibilidad de evitar el alboroto propio de las festividades y adquirir tus artículos de forma previa. Dejar las compras para el último minuto aumenta las posibilidades de tomar decisiones apresuradas y que quizá no sean las mejores para tu bolsillo.

  • Si vas a aprovechar un buen descuento, verifica que esta compra se encuentre dentro de tu presupuesto asignado para esa festividad.
  • Evita endeudarte. Si usas la tarjeta de crédito, asegúrate de contar con ingresos suficientes para saldar la totalidad de la deuda antes de la fecha de pago. (Si quieres aprender cómo usar tu tarjeta de crédito, en este enlace te dejamos nuestra Guía básica para el buen manejo de la tarjeta de crédito.
  • Sé realista y trata de identificar si eres especialmente susceptible a realizar compras no planificadas. Vale la pena analizar tu historial reciente y revisar que tal manejaste tus consumos y pagos del año anterior.
  • En caso de que fueres susceptible, limita la cantidad de dinero del que dispones al momento de realizar tus compras. Por ejemplo, deja la tarjeta de crédito en casa o asegúrate de que la tarjeta de débito solo posea el monto que planeas gastar. Este artículo podría serte útil Gasto compulsivo: cómo identificarlo y qué hacer
  • Recuerda que, si te financias con la tarjeta de crédito, puede que el costo por ese endeudamiento sea más elevado que el descuento que te hayan podido ofrecer.

Compras por internet

Las compras por internet pueden permitirte conseguir mejores precios, pero involucran procesos adicionales y gastos extra que debes considerar. Además, el hecho de que los artículos parecen estar “a la distancia de un clic” es tan atractivo que te puede hacer pecar de ligero al gastar.

En general, asegúrate de calcular bien tus números para que no sea más la sal que el chivo, como se dice popularmente.

Finalmente, a la hora de realizar compras, sea en línea o en tiendas físicas, siempre es importante tomar precauciones para evitar fraudes o robos de identidad.

Con el fin de que amplíes sobre este tema, te compartimos nuestro artículo Consejos básicos para tu protección financiera.