Doble sueldo

Doble sueldo: ¿lo pago, lo gasto, lo invierto o lo ahorro?

Estamos en esa época del año que todo es mágico, se acercan momentos especiales para compartir con la familia y amigos, aumentan las salidas sociales y se intercambian regalos. Y, aunque las fiestas de final de año envuelven una serie de gastos, lo bueno es que los asalariados reciben por ley ingresos adicionales.

En nuestro país, el Código de Trabajo establece que los empleadores deben entregar el sueldo trece a sus empleados, popularmente conocido como “doble sueldo”. Al tratarse de un ingreso garantizado, es casi imposible no empezar a hacer planes adelantados o, incluso, incurrir en deudas para pagarlas en ese momento.

El doble sueldo tiene como uso tradicional comprar la cena de Nochebuena, vestimentas (para estrenar en diciembre) o el pago de deudas. Hay quienes utilizan esos ingresos para gastos extraordinarios que no pueden cargar al presupuesto mensual, como la compra de enseres del hogar relativamente costosos, reparaciones o implementación de mejoras en el hogar, etc.

De manera general no se puede hablar de un destino ideal del doble sueldo, pues esto dependerá de tu perfil financiero y tus prioridades actuales. Lo que sí podemos hacer es presentarte los aspectos claves que debes considerar a la hora de decidir la suerte de estos ingresos.

Paga tus deudas. Si tienes deudas, lo primero que debes hacer es este pequeño ejercicio: haz un listado de tus créditos por saldar, organizándolos desde los más costosos a las menos costosas (según la tasa de interés), identifica qué porcentaje de tus ingresos destinas al pago de deudas regularmente y si presentas atraso con alguno de tus compromisos. Esto te ayudará a establecer cuáles son tus deudas más prioritarias y críticas. En este caso, salvo la existencia de alguna urgencia mayor, lo más sano para tus finanzas será destinar el salario de navidad a cubrir estos compromisos.

Ahorra o invierte. En caso de que no tengas ahorros, o estos sean muy modestos todavía, considera dedicar este ingreso extra (o una buena proporción) a crear o fortalecer tu fondo de emergencias, principalmente si estás libre de deudas o las tienes bajo control. En estos dos artículos te ofrecemos informaciones útiles para este fin: Ahorros: ¡prepárate para el futuro!, Primer paso para unas finanzas sanas: crear tu fondo de emergencia

Además de ahorrar es importante cómo lo haces. Procura que sea con la mayor eficiencia posible para evitar que tu dinero termine depreciándose. Sobre esta materia te recomendamos leer Inversión: sácale el jugo a tus ahorros

Gasta en lo necesario. Gastar durante las fiestas de fin de año no es pecado. Identifica tus necesidades y gasta basándote en tus posibilidades económicas, siempre recordando que la vida continúa en enero ⯑ y que el hecho de que un producto o servicio se encuentre en descuento no significa que puedas permitírtelo en ese momento.

Establece un presupuesto. El fin de año también es un buen momento para que empieces a organizarte de cara al año próximo. Antes de gastar tu doble, haz tu plan de gastos y presupuesto, así podrás prever necesidades que pueden surgir a corto o mediano plazo y que tienen potencial para impactar tu comportamiento financiero durante esta época. Por ejemplo, si piensas hacer un viaje, iniciar estudios de postgrado, someterte a un procedimiento médico, mudarte a una casa más grande, etc. Te servirá leer Guía básica del presupuesto personal

Recuerda

  • Debes analizar tu situación financiera actual, en base a ella podrás hacer un mejor presupuesto.
  • Si pagas tus tarjetas de crédito, procura no volver a endeudarte excesivamente. “Arrópate hasta donde las sábanas te den”.
  • A pesar de las necesidades de gasto, evita comprometer tus metas de ahorro o utilizar el fondo de emergencia en asuntos que no habías planificado.
  • Toma en cuenta asegurar tu identidad financiera, ten precaución al usar los cajeros automáticos, plataformas de pago y tus tarjetas de debito y crédito. Recomendaciones de ciberseguridad para proteger tus finanzas
  • Evita salir de casa con exceso de efectivo, así no comprometes tu seguridad.
  • Disfruta de las festividades, pero siempre con moderación.