El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-dark prousuario-search-hover-dark
prousuario-mobile-menu-light
prousuario-search-light
El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-light prousuario-search-hover-dark

Si eres emprendedor o gran parte de tu ingreso depende de comisiones por ventas, es posible que te preguntes cómo hacer un presupuesto cuando tus entradas varían tanto entre un mes y otro. La buena noticia es que sí, es posible hacer esta planificación teniendo ingresos variables, aunque también es cierto que hay que tomar medidas de protección extraordinarias. En este artículo te daremos algunos consejos para que puedas mantener tus finanzas en control incluso si tus ingresos no son fijos: 

  1. Conoce la fuente de tus ingresos: El primer paso es conocer tu mercado y las principales fuentes de ingresos que puedes tener. Ejemplo, si te dedicas a las ventas por comisiones, lo recomendable es que sepas quiénes son tus clientes y cuánto debes vender para ganar un monto determinado en comisiones.
  2. Estima cuáles serán tus ingresos mensuales: Para poder lograr un presupuesto que sea realista, puedes colocar como ingreso mensual el promedio de tus ingresos de los últimos 6 meses. Es decir, suma tus ingresos de los últimos 6 meses y luego divídelos entre 6. Esto te dará un poco de claridad sobre los recursos con que cuentas.
  3. Toma en cuenta las temporadas: Como en todas las ventas, a lo largo del año, hay temporadas de mayor dinamismo que otras. Al momento de hacer tu presupuesto mensual, a pesar de estar en temporada alta, siempre mantén tu proyección al mínimo.
  4. Conoce tus gastos: Igual que en un presupuesto para ingresos fijos, debes contemplar todos tus gastos, tanto fijos como variables.
  5. Prioriza tus gastos: Es importante que priorices tus gastos, desde los imprescindibles, como alquiler, supermercado o pago de un préstamo, hasta los gastos que son para tu disfrute, como el café que te tomas en las mañanas o aquellas salidas al cine. Este punto será super relevante para que vayas ajustando los límites de tu presupuesto y tomes las medidas de lugar si en un mes vas proyectando que vas por debajo del promedio.
  6. Crea tu fondo de emergencia. Esto es particularmente relevante cuando tus ingresos son variables. ¿En qué consiste? Puedes conocer más leyendo Un plan listo para casos de emergencia (prousuario.gob.do). En tu caso, asegúrate de que el fondo sea lo más grande posible, de modo que puedas manejarte sin inconvenientes en caso de que no llegues a una meta de ventas o incluso dejes de percibir ingresos durante uno o varios meses. OJO: Cuando te veas precisado a usar este fondo, el compromiso que debes asumir es poner un mayor empeño para reponer lo que consumiste a corto plazo, ya sea aumentando las ventas o recortando gastos.
  7. Si recibes ingresos adicionales, puedes destinarlos a seguir reforzando tu fondo de emergencia, reponer tu fondo extra, invertir en tu emprendimiento o invertir en instrumentos dentro de la banca. La decisión que tomes, si la sopesas con detenimiento, será la correcta.

Recuerda que un presupuesto que refleje tu realidad de forma lo más precisa posible te ayudará a alcanzar tus metas y sueños. La organización siempre es la base correcta para trazar un camino de bienestar financiero.

Presupuesto, Ingresos Variables Blog Presupuesto, Ingresos Variables Blog
¿Ingresos variables? Crea tu presupuesto siguiendo estos pasos