El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-dark prousuario-search-hover-dark
prousuario-mobile-menu-light
prousuario-search-light
El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-light prousuario-search-hover-dark

Las salidas sociales pueden tener efectos bastante positivos en tu estabilidad emocional, pero a la vez existe el riesgo de que, si no las planificas, supongan desequilibrios financieros capaces de revertir todos los beneficios que generan.

¿Cómo puedes saber si tus salidas ocasionales podrían estar comprometiendo tus finanzas? La primera señal de alerta es no presupuestarlas, es decir, no establecer previamente un monto determinado de tus ingresos habituales para este fin.

Significa que, si no las incluyes en tu plan habitual de gastos o si, peor aún, no has adoptado la práctica de planificar la distribución de todo tu dinero, es más probable que termines enfrentando dificultades.

En general se recomienda hacer presupuestos anuales, pero también un ejercicio a más corto plazo para determinar en qué gastarás durante al menos los siguientes 30 días. Te invitamos a que consultes nuestra Guía básica del presupuesto personal, donde encontrarás información de utilidad para hacer los ajustes necesarios.

Al elaborar el presupuesto, considera lo siguiente: 

  • Aunque no dispongas de demasiada holgura, sé realista y no te propongas eliminar por completo las salidas con familiares y amigos, sobre todo si eres de aquellos a quienes les cuesta permanecer en casa durante su tiempo libre.
  • Nunca pagues intereses por este tipo de gasto. No pasa nada si utilizas tu tarjeta de crédito, siempre que dispongas de dinero suficiente para saldar en la fecha límite de pago a más tardar. Amplía sobre este tema en nuestra Guía básica para el buen manejo de la tarjeta de crédito.
  • Si atraviesas momentos de estrechez económica, prioriza actividades gratuitas y que eviten la exposición al gasto no planificado. Por ejemplo, tacha los centros comerciales de tu lista de opciones, e incluye las canchas y los parques.
  • No subestimes el efecto positivo de la compañía de tus allegados. En la intimidad de la casa familiar se pueden pasar momentos extraordinarios.
  • No sucumbas a la presión social para gastar por encima de tus posibilidades. Es cierto que la tentación siempre estará presente. Por eso, aprende a conocer tus límites y decir que NO, o sencillamente evita las compañías que te empujan por el camino del gasto excesivo.
  • Si con frecuencia tienes que cargar con la mayor parte de los gastos en tu grupo de amigos, considera lugares de esparcimiento gratuitos (o cambiar de amigos :p).
  • Si bien las salidas sociales son importantes, su nivel de prioridad es mucho menor que el de otros compromisos, como alojamiento, comida o educación. Por eso, procura antes que todo haber cubierto tus necesidades básicas para luego pensar en el entretenimiento.
Unknown Unknown
Salidas sociales: cómo evitar que enfermen tu bolsillo