El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-dark prousuario-search-hover-dark
prousuario-mobile-menu-light
prousuario-search-light
El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-light prousuario-search-hover-dark

Los expertos coinciden en que el logro de los objetivos personales empieza con un simple plan de ahorros. Es la forma más saludable de cumplir nuestros deseos sin desequilibrar el bolsillo en el intento. 

El ahorro te empuja en dirección hacia la organización y conciencia de tu situación financiera. Te encamina a asumir la planificación como norma, dejando atrás la toma impulsiva de decisiones sin el debido análisis de sus pros y contras. Te hace detenerte a pensar en lo que quieres cuándo lo quieres, y si puedes pagarlo. Por ello se trata de una práctica fundamental para alcanzar y mantener la salud financiera.

De manera simple, el ahorro consiste en la separación periódica de una cantidad específica de dinero para la satisfacción de una necesidad, sueño o deseo que esperas lograr en un período determinado.

Para que tu plan sea efectivo, lo ideal es que escojas bien el objetivo por el que quieres ahorrar, segregando las diferentes partidas que entran dentro de esta categoría. Es decir, no deposites en una misma cuenta la totalidad del dinero que deseas gastar a futuro. Debe haber una “alcancía” para cada plan.

Ahorro fragmentado

Además de los deseos particulares de cada individuo, un plan de ahorro responsable debe considerar construir un colchón para las emergencias y para los años de retiro. Ese fondo de emergencia debe ser una constante en cada plan de finanzas personales. Siempre es bueno poner los pies sobre la tierra y darse una buena dosis de realidad. Así que, mientras más pronto asumes que los imprevistos ocurrirán, contarás con una mejor preparación para resolverlos sin enredarte en las redes de la tarjeta de crédito o, peor aún, sucumbir ante la usura del prestamista informal.

El ahorro para emergencias debe, por lo menos, ser equivalente a varios meses de tus gastos fijos, de manera que puedas manejar con cabeza fría el estrés de un imprevisto de grandes proporciones, como la pérdida del empleo.

Para sacar el mayor rendimiento a tu fondo, te puedes valer de instrumentos de ahorro a plazo, procurando que su penalidad por retiro anticipado sea lo más baja posible. Así podrás disponer de tus recursos de inmediato sin que te quede la espinita de que estás perdiendo dinero.

En el caso del ahorro para el retiro, tenerlo en cuenta desde ya es una decisión sabia, no importa cuán lejanas vislumbres tu sexta década vida (o cualquier otro estadio).

Tampoco es que te estreses excesivamente por el futuro, sino más bien, que te prepares dando pasos pequeños que a la larga rendirán sus frutos. Considera el potencial del interés compuesto, es decir, interés sobre interés, cuya mejor cualidad es la capacidad de incrementarse exponencialmente con el paso de los años. También puedes pensar en realizar inversiones en activos que se revalorizan con el tiempo.

¿Cuánto de mis ingresos debo ahorrar?

Muchos expertos en finanzas recomiendan que, por lo menos, destines el 10% de tus ingresos netos a tus metas de ahorro. Por mínimas que puedan parecer tus partidas mensuales, ese “clavito” hace una graaaaan diferencia cuando más lo necesitas.

¿Qué pasa si ahorro demasiado?

Si te consume el deseo de acumular lo suficiente para obtener esa meta que tanto te emociona, lo más probable es que incurras en la práctica de ahorrar de más. La consecuencia natural de esta conducta es que el dinero no te alcance para cubrir tus gastos fijos, obligándote a endeudarte y pagar intereses.

Así que, ponte plazos realistas y ajusta las partidas de tus ahorros a tus posibilidades reales.

¿Qué hago si no gano lo suficiente?

Tu falta de capacidad de ahorrar puede implicar dos cosas: que debes recortar gastos y vivir de acuerdo a tus posibilidades o, sencillamente, explorar las alternativas disponibles para incrementar tus ingresos.

Blog Ahorros Futuro Blog Ahorros Futuro
Ahorros: ¡prepárate para el futuro!