El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-dark prousuario-search-hover-dark
prousuario-mobile-menu-light
prousuario-search-light
El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-light prousuario-search-hover-dark

La inflación es una variable económica que hace referencia al aumento de los precios de los productos y servicios intercambiados en un país en un período determinado.

Se trata de un indicador sumamente relevante para las finanzas personales, ya que su comportamiento incide de forma directa en nuestro poder de compra, es decir, que se siente en el bolsillo.

El Banco Central es la institución de República Dominicana encargada de medir los niveles de inflación. Para ello utiliza el Índice de Precios al Consumidor (IPC). Estos cambios en los precios de bienes y servicio se producen como consecuencia del desequilibrio entre la oferta y demanda.

Como la inflación impacta el nivel de gasto de los hogares, también afecta los ahorros, pues van perdiendo valor real en la medida en que los precios aumentan. Por ello, al ahorrar para el futuro o invertir en instrumentos financieros que te generen mayores ganancias, toma en cuenta las siguientes recomendaciones.

  1. Haz todo lo posible (sin asumir riesgos altos) para que tus ahorros o inversiones generen intereses por encima del aumento de los precios. A mayor diferencia, más eficiente será la inversión. Esto te ayudará a garantizar que en el futuro tus ahorros te permitan comprar, al menos, los mismos bienes y servicios que puedes adquirir actualmente. Y, aunque los rendimientos de tus inversiones en el corto plazo se encuentren por debajo de la inflación, esto no significa que obtendrás un resultado negativo si diseñas un plan a mayor tiempo. Por ello se recomienda diseñar una canasta de inversión en diferentes instrumentos y plazos que te garanticen los mayores beneficios posibles. Por ejemplo, siempre acude al plazo fijo si dispones de recursos que esperas gastar en pocos meses, en lugar de mantenerlos en una cuenta.
  2. Para lograr mejores rendimientos debes darles seguimiento a tus productos y hacer los ajustes de lugar, si resultara necesario. ¿Cómo hacerlo? Conoce cuál es la tasa que te paga tu banco actualmente y compárala con las que puedes obtener en otras entidades del sistema. Es importante que esas entidades estén autorizadas a operar por la Junta Monetaria y supervisadas por la Superintendencia de Bancos. Así tu dinero se mantiene protegido bajo el marco regulatorio vigente. Evita, absolutamente, acudir al terreno de las inversiones especulativas.
  3. Ojo con el seguimiento estricto a tus productos: ¡que no te lleve a tomar medidas apresuradas! No es factible ir cambiando de banco mes tras mes, pues esto también tiene sus costos en términos financieros (penalidades por retiros anticipados, por ejemplo), de tiempo y de logística. Encuentra la forma de establecer un equilibrio.

Además de estas medidas, a la hora de resguardarte de la inflación, es importante que procures que tu ingreso no se quede rezagado respecto al aumento de los precios. Puede que esta tarea sea difícil en ocasiones, pero una opción útil y sostenible es asegurarte que aumentas tu valor en el mercado de trabajo gracias a la formación constante.

De igual manera, además de las inversiones financieras, puedes asegurar tus recursos con la compra de activos que muestren una consistente tendencia a incrementar su valor en el tiempo, siempre que cuentes con la asesoría adecuada.

Si deseas ampliar el tema, puedes consultar nuestro artículo Inversión: sácales el jugo a tus ahorros

Inflacion Blog Inflacion Blog
Inflación: evita que consuma tus ahorros