El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-dark prousuario-search-hover-dark
prousuario-mobile-menu-light
prousuario-search-light
El término de búsqueda es requerido
prousuario-search-hover-light prousuario-search-hover-dark

Si estás leyendo este artículo es muy probable que seas una persona interesada en lograr o mantener una salud financiera buena y estable. Estás en el lugar indicado, pues nuestro objetivo es precisamente proporcionarte herramientas de utilidad para este propósito. En esta ocasión, te invitamos a conocer algunos conceptos básicos de finanzas que debes tener en cuenta a la hora de analizar tu estado actual y de definir estrategias para el futuro.

Activos

Son el conjunto de todos los bienes que posees. Los activos pueden estar constituidos por casas, vehículos, ahorros, inversiones, mobiliario, obras de arte, participaciones en empresas y cualquier bien al que se le asigne un valor monetario.

Lo normal es que tengas bastante claridad sobre los bienes de que dispones, pero su valor no es una información que siempre tengamos a mano. Para conocerlo, puede hacer uso de herramientas como las páginas de clasificados de la prensa y los sitios de internet de compra y venta, que te dan una aproximación del valor de mercado de muchos bienes.

Además, hay activos intangibles que puedes tomar en cuenta en tu análisis, por ejemplo, tu formación académica, experiencia laboral u otras cualidades profesionales, que son de gran valor y que deberían ir en ascenso a lo largo de tu trayectoria de vida.

Pasivos

Tan importante como conocer tus activos es que tengas bien dimensionados tus pasivos. Estos últimos están constituidos por el conjunto de todas tus deudas o compromisos de pago. Por ejemplo, un préstamo bancario y sus intereses, las facturas de servicios o impuestos pendientes de pago, la cuota de alquiler de un inmueble, etc.

Las deudas no son necesariamente malas o negativas, pero cuando se salen de control, pueden impactar en gran medida tu salud financiera. Procura evitar el desequilibrio en tu presupuesto y el sobreendeudamiento.

Para esto es clave que monitorees dos indicadores: la proporción de tus ingresos que destinas a pagar deudas cada mes o cada año (lo ideal es que no pase del 30% de tus ingresos en caso de que no estés pagando una hipoteca) y la relación entre tus activos y tus pasivos. 

Te recomendamos leer: ¿Por qué una entidad te negaría un crédito? (prousuario.gob.do).

Patrimonio

Con frecuencia se confunde el patrimonio con los activos. Alejémonos de ese error. El patrimonio es el resultado de tus activos menos tus pasivos. Por ejemplo, si tienes activos totales por $1 millón y pasivos por $200 mil, cuentas con un patrimonio de $800 mil.

Si eres emprendedor o participas como propietario en alguna empresa, puede ser interesante diferenciar el patrimonio personal del empresarial (igual que los activos y pasivos).

Una vez tengas claridad sobre cuál es tu patrimonio y su valor, es recomendable que analices sus características para evaluar si tienes oportunidades de mejorarlo. Por ejemplo, qué tan resguardado está ante las amenazas que más te acechan, como eventos climáticos o evolución del tipo de cambio.

Normalmente hay muchos factores que inciden en el valor de tu patrimonio (igual que en el de los activos), por lo que este puede variar a lo largo del tiempo incluso si sientes que tu relación de ingresos y gastos se mantiene estable. De ahí que se recomiende repetir este ejercicio con cierta periodicidad.

Incorporar estos conceptos a tus análisis sobre tus propias finanzas te ayudará a tener una mejor perspectiva de tu situación y, en consecuencia, a tomar mejores decisiones. Ojo: no pretendemos que calcules con absoluta precisión hasta el valor de tu cepillo de dientes, pero sí que comprendas cuáles son las características de tus finanzas e identifiques oportunidades de mejora. En general, determinar con qué cuentas te puede brindar una idea clara sobre la etapa financiera en la que estás de acuerdo con las metas y objetivos que te has propuesto alcanzar en la vida.

Otros artículos recomendados:

¿Cómo saber si estás sobreendeudado? (prousuario.gob.do).

¿Quieres una vivienda propia? Algunas recomendaciones sobre cómo prepararte (prousuario.gob.do).

Inflación: evita que consuma tus ahorros (prousuario.gob.do)

Tres Conceptos Blog Tres Conceptos Blog
Tres conceptos con los que debes familiarizarte para analizar tus finanzas